Ensalada de quinoa, calabacín, habitas baby y pipas

Ensalada de quinoa

Hacía tiempo que tenía ganas de probar la quinoa. Hasta hace unos días no sabía ni qué sabor tiene. Igual como es una de estas cosas que se ponen de moda y al cabo de un tiempo la gente ya se ha olvidado de ella, no me puse ni a mirar cómo se prepara.

Ensalada de quinoaPrimera sorpresa: es tan fácil de preparar como un arroz hervido sólo que antes hay que enjuagarlo durante unos minutos, luego os explico por qué. Vamos, que me he hartado de hacer arroz para sushi, que es mucho más complicado, y en cambio nunca había preparado quinoa pensando que era algo difícil y resulta que es muy sencillo.

Algunos datos sobre la quinoa para que todos nos conozcamos mejor:

Parece un cereal pero siendo estrictos, como no está en la familia de las gramíneas, no lo es. En realidad es un fruto seco y, atención celíacos: no contiene gluten. ¿Y qué tiene de bueno que a mi me llamara la atención para probarla? Por lo visto tiene un alto contenido en hierro (¡perfecto para las personas que sufrimos de anemias!) y tiene un contenido de proteínas mucho más alto que cualquier cereal. En la wikipedia hay cifras entre el 16 y el 23%, que no es poco. Vamos a hacer un parón para un comentario: los veganos, que a menudo tienen que soportar preguntas como “si no comes carne de dónde sacas las proteínas?”. Pues éste sería una buena fuente 😉

Si queréis saber más, en el enlace que he puesto de la Wikipedia hay una tabla del valor nutricional. Es un alimento realmente interesante.

Tras saber que se prepara fácilmente y que nutricionalmente es estupenda, ahora ya sólo faltaba que estuviera buena… ¡¡y sí, está riquísima!! tiene un saborcito como a tostado, parecido a un fruto seco, que le da mucho sabor a una ensalada.

La quinoa y yo ya nos hemos hecho grandes amigas y le auguro mucha presencia en las ensaladas fresquitas de este verano.

Ensalada de quinoa, calabacín, habitas baby y pipas

Por ración (sale un plato grande que puede ser plato único)

  • 70 grs. de quinoa
  • 1/2 calabacín
  • 1/2 cebolla pequeña
  • un puñado de habitas baby
  • 2 cdas. de pipas sin cáscara y sin sal

Para el aliño:

  • 1 cda. de zumo de limón
  • 1 cda. de aceite
  • sal
  • pimienta recién molida al gusto

1. Preparamos la quinoa. En algunos sitios dicen que hay que lavarla 2 minutos bajo el grifo para que pierda una sustancia que se llama saponina y que le da sabor amargo. En otros dicen que la quinoa que venden envasada ya ha sido lavada. Yo prové su sabor antes de lavarla y no estaba amarga, así que me creo esta segunda versión, pero si queréis lavarla por si acaso, al gusto de cada uno. Ponemos el doble de agua que de quinoa a hervir. Cuando hierva añadimos la quinoa y la vamos removiendo hasta que absorba todo el líquido. Ya la podremos reservar.

2. Pelamos la cebolla y lavamos el calabacin. Cortamos la cebolla y la salteamos junto con las habitas durante unos pocos minutos. Las retiramos

3. Con la mandolina hacemos hojas muy finas de calabacin. Las escaldamos unos segundos en un poco de agua hirviendo con sal y las retiramos

4. Emplatamos poniendo los ingredientes tirando de creatividad (o siguiendo el ejemplo de cómo lo hice yo si en ese momento no hay inspiración): el calabacin, la cebolla, la quinoa, las habitas y las pipas. Aliñamos con el aliño de limón y aceite y listo para comer.

Ensalada de quinoa

Es una opción muy fresquita y que sentará de maravilla en estos días calurosos que vienen. Yo me la llevé en un tupper y, aunque no quedó tan bien presentadita como en las fotos, se mantiene perfectamente de un día para otro si procuramos llevarnos el aliño aparte y echarlo en el momento de comerla.

Signatura

Anuncios

  1. Mmm, quinoa. Para mí fue un gran descubrimiento y desde que la conocí, siempre tengo en la despensa. Ahora para el veranito es ideal para niestras ensaladitas en el tupper y la tuya tiene una pinta genial. Un beso guapa!

  2. Espero animarme a probarla, esta ensalada se ve genial 🙂

  3. Más sana y con un aspecto más apetecible, imposible.
    Me tengo que animar a probarla, sobre todo porque la quinoa sigue siendo una desconocida para mí.
    Un abrazo.

  4. Qué idea más fresquita (y sana!) para los días de calor. Te la copio 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: