Empanada gallega de atún


Empanada gallega de atún

Estaremos de acuerdo en que, si hay un sitio donde se come de lujo, es en Galicia.

Vale, también se come de fábula en el resto de España, que si algo tenemos es gastronomía. De otros países no puedo hablar porque tampoco los conozco tanto como el propio.

Pero maravillada me quedé la primera vez que me dejé caer por Galicia y vi que allí los bichos marinos están de muerte lenta. Recuerdo que era por allá el 2006, que desde entonces ha llovido un rato (allí más que en el Mediterráneo jejeje… lo siento, no he podido evitar la broma fácil) y yo me calcé la bici y me dediqué a hacer el Camino de Santiago. Desde el inicio del Camino nos pasamos pensando en el platazo de pulpo que nos íbamos a comer al llegar. Y el cacho de empanada para acompañar, para que el pulpo no se sintiera sólo.

Nos servía un poco como de zanahoria. Cada vez que decaían los ánimos, que la cuesta arriba era “más para arriba” de lo que esperábamos, que el sol nos achicharraba las pocas neuronas que aún seguían vivas tras todo el día sin encontrar una sombra… en definitiva, cada vez que nos pasaba por la cabeza la idea de tirar la toalla, se nos paseaba por delante un pulpo sexy y una empanada y salían fuerzas de debajo de las piedras.

De alguna manera podríamos decir que el pulpo y la empanada son al bicigrino lo que la poción mágica a Asterix.

¿Queréis saber qué pasó al final?

Que efectivamente, al llegar a Santiago, nos comimos todo el pulpo y toda la empanada que se nos puso por delante. Y antes de volver a Barcelona nos paramos en una tienda de Santiago a comprar unas cuantas empanadas más para la vuelta. ¡¡Imaginad si nos gustan!!

Hoy va de empanada. El pulpo será otro día.

Tendríais que ver la variedad de empanadas que tienen en Galicia. Yo, inocente de mi, no conocía mucho más allá de la de atún, la de carne y la de bacalao. Además de esas, que yo recuerde ahora, vi de sardinas, de mejillones, de berberechos, de verduras (ésta no se exactamente qué llevaba)… y seguro que las hay de muchísimas cosas más.

Para esto soy bastante tradicional y a mi la que me chifla es la de atún. Aquí tendrá mucho que ver que mi madre preparaba empanadillas caseras (¡riquísimas! nada que ver con eso que venden congelado y que son todo aire) y siempre eran de atún. El relleno me lo comía a cucharadas mientras le ayudaba a prepararlas…

Así que toda esa variedad de empanadas me parece fenomenal, y alguna de ellas me gustaría probarla, pero quería que mi primera empanada en el blog fuera la clásica de atún.

Empanada gallega de atún Empanada gallega de atún

Os cuento cómo la hice. Para empezar busqué la receta para preparar la masa porque -ahora os podéis reír abiertamente de mi- no tenía ni idea de con qué tipo de masa está hecha la empanada.

Una búsqueda en Google y, de las primeras entradas que me salieron, una de pequerecetas. Como normalmente las recetas de ese portal salen bien ya no busqué más y me quedé con esa.

El relleno es 100% mío, de lo que he ido comiendo y un poco improvisando sobre la marcha. Creo que lo acerté bastante, tanto de aspecto como de sabor.

Ingredientes (para 4 personas)

Para la masa (con la receta de Pequerecetas, un poco adaptada para no perder las buenas costumbres):

  • 500 grs. de harina de todo uso
  • 25 grs. de levadura fresca
  • 180 ml. de agua
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1/2 cdta. de sal

Para el relleno:

  • 1 pimiento rojo
  • 1 cebolla
  • 300 grs. de atún en lata escurrido
  • pimentón rojo
  • 2 cucharadas de tomate triturado
  • aceite y sal

Preparación

En Pequerecetas preparan primero el relleno y parte del aceite de éste lo usan para preparar la masa. Además usan en la masa un poco de vino. En mi caso… se me acabó el vino blanco… y el relleno no lo preparé sofrito desde un principio, así que no me servía del todo y cambié cosas.

De entrada empecé por la masa para que tuviera tiempo de hacer su primer reposo.

1. Calentamos un poquito el agua en el microondas. No demasiado, que se puedan meter los dedos dentro sin quemarnos. En este agua calentita deshacemos la levadura.

2. En un cuenco ponemos la harina, la sal y el aceite. Añadimos la levadura disuelta en agua y lo mezclamos bien. Quedará una bola de masa bastante fuerte que tendremos que amasar en una superficie limpia, si lo hacemos a mano. Si tenéis amasadora, seguro que os permite hacer un amasado tipo pan.
Tiene que quedar una masa fina con la que haremos una bola y la dejaremos reposar hasta que doble su volumen (entre 60 y 90 minutos dependiendo de la temperatura del sitio donde repose).

3. Mientras la masa reposa podemos empezar a preparar el relleno. Como os contaba antes, no lo hice en la sartén desde un inicio porque quise ahorrarme algo del aceite y de la grasa que recoge el sofrito en la sartén. Para eso horneé las verduras: lavamos bien el pimiento y pelamos la cebolla. Los envolvemos en papel de aluminio y los horneamos a 220º durante 50 minutos. Quedarán super blanditos, su sabor se verá potenciado y mucho más sano que frito.

4. Más o menos tardará lo mismo la masa en hacer su reposo y las verduras en cocerse. Pasado el tiempo de reposo de la masa la dividimos en dos partes iguales y las estiramos con el rodillo por separado con la misma forma. Veremos que esta masa cuesta mucho de estirar y tiende a encogerse. Cada vez que veamos que la estiramos y recupera su forma anterior, la dejamos que descanse estirada un par de minutos. Poco a poco se irá relajando y se dejará estirar bien. Una de las planchas servirá como base y la otra como cobertura, por eso les damos la misma forma y más o menos el mismo tamaño. Si una queda un poco más grande que la otra, la grande la usaremos de base.

5. Cortamos el pimiento y la cebolla bien pequeñitos.

6. En una sarten con muy poquito aceite ponemos el tomate triturado, el pimentón y el atún escurrido. Le damos un par de vueltas y añadimos las verduras cortadas unos pocos minutos, lo justo para que todo se integre y se caliente. Las verduras ya estaban cocidas, así no nos hace falta dejarlas más tiempo en la sarten y quedan mucho más ligeras de aceite.

7. Cubrimos una bandeja de horno con papel sulfurizado y ponemos encima una plancha de masa. Si tenemos una un poco más grande que la otra, ponemos la grande.

8. Distribuimos por encima el relleno dejando en los bordes un espacio como de 2 dedos (o un poco más) libre, sin relleno. Luego lo cubrimos con la otra masa bien extendida y centrada.

9. Para cerrar bien la empanada y que no se abra pintaremos de huevo con la ayuda de un pincel toda la zona de los bordes, justo por donde se va a juntar una masa con la otra. Levantamos el borde de la masa de abajo y lo doblamos por encima de la otra apretando bien, hay que asegurar que no se abre.

10. Ahora viene cuando hacemos un poquito de decoración para darle ese toque, que se vea que nos hemos tomado la empanada con cariño. Tal como os enseño en la foto a continuación, pondremos dos dedos un poco abiertos en el borde de la masa. Con el índice de la otra mano presionamos en medio de los dos dedos, mientras con estos dos empujamos un poco hacia dentro. Es para hacer una forma de ondas en el reborde, que es muy fácil y queda muy bien. Esto lo repetiremos en todo el borde.

Decorar empanada gallega Decorar empanada gallega

11. Con un palillo le hacemos unos agujeros a la tapa para que no se hinche producto del vapor del relleno. Chimeneas las llaman… y a mi, no se porqué, me hace muchísima gracia que les llamen chimeneas. Igual es por la teoría de la “ch”, ya os la contaré otro día 😉
Pintamos toda la superficie con huevo batido y lo horneamos durante 40 minutos a 200 grados.

Empanada gallega de atún

La podemos comer caliente, a temperatura ambiente… hasta fría de la nevera está riquísima!
Y para acompañarla… ¡¡un plato de pulpo!! jajaja bueno, no lo decía en broma. Un trozo de esta empanada, ese señor pulpo y una cervecita o un vinito y como unos marqueses.

Ahora a decidir de qué será la próxima 🙂

 

Signatura

Anuncios

  1. Me chifla la empanada. Siempre la hago con masa quebrada comprada, así que a la próxima seguiré tu receta para hacer la masa, que segurísimo que queda mejor. Un beso!!!! Artista! Pedazo fotos y receta 🙂

    • “Me chifla la empanada”
      ¡Ya somos dos! 🙂
      Ah vale, con masa quebrada… es que de verdad que no tenía ni idea de qué tipo de masa lleva realmente. Esta masa, ya lo verás, queda muy tipo pan. De hecho es que los ingredientes que lleva son como para hacer pan. Pero si la estiras todo lo que puedas no te quedará muy gruesa y además queda muy muy tierna y nada seca, que es lo que me daba a mi miedo con esta masa de pan.
      ¡Muchas gracias! ¡¡Eres un encanto!! 🙂

      • En el super (para ocasiones de emergencia) venden masa especial empanadas, de la Cocinera. Y la verdad es que queda muy bien 😉 Aunque probaré esta casera, que seguro que es mucho mejor 😀

      • Jajaja hago las compras en el súper tan rápida que no me he parado nunca a mirar en las masas, un día tengo que asomarme por allí a ver qué hay 😀

      • Yo soy una compradora compulsiva. Somos dos en casa y mi despensa paece de 6! Jajajjaja

      • Y lo a gusto que vives teniendo de todo en la despensa? eso no tiene precio 🙂
        Yo también la tengo a rebosar, pero es que mi cocina es muy pequeñita jejeje

      • Eso sí porque nunca sé lo que me va a apetecer. Mejor tener de todo 😉

  2. Me encanta la empanada gallega, mi madre la hace te aseguro que siempre me llevo un trozo a escondidas de mis hermanos a mi casa jajajajaja!!! Le pasare tu receta igual es diferente y queda más buena todavía . Un saludete

    • ¡Ojo cuidado! que las empanadas de las madres son insuperables. Sólo con que la mía fuera igual de buena que la de tu madre ya me daría por MUY satisfecha 🙂
      Ya veo que las empanadas gallegas desatan pasiones. No se qué tienen que a todo el mundo le encantan 🙂
      ¡Un besote!

  3. Me encantan las empanadas y sabes?? También hice el camino de Santiago pero a patita jajajajaja y como me gusta tanto el pulpo me puse las botas!!!! ( y también de Albariño, todo hay que decirlo jejejeje un día llegué a sudar albariño jijiji ) La empanada que más me gustó fue la de pulpo precisamente… tengo que hacerla un día por cierto!!! Qué gracia lo del relleno que te comías a cucharadas… yo hacía lo mismo!!! jajajajaja Las fotos fantásticas!!! me encantan!!!! Un besazo guapísima!!!

    • También hiciste el camino? Y no te quedaron unas ganas horribles de volver? 🙂
      Tengo que probar la empanada de pulpo… y la de bacalao… y todas las que pille, vamos jajajaja
      Pues sí, con mi madre era una pasada hacer cocinitas. El relleno de la empanada a cucharadas, la masa de las croquetas de pollo también me la comía. Bueno, es que todo lo hacía riquísimo. Como todas las madres, no? 😉

      Besote, preciosa!

      • Claro que tengo unas ganas tremendas de volver a hacerlo!!!! De hecho me gustaría hacerlo entero… eso quiere decir un mes mínimo… aunque ya se sabe…. sin dolor no hay camino!!! porque no te digo como llevé los pies durante los dos meses siguientes!!! El camino entero lo haré cuando me jubile jajajajaja pues no me queda ni na!!!!

      • Lo de hacerlo entero yo también lo tengo ahí pendiente. Claro, el problema es la de días de vacaciones que hay que tomar seguidos, pero algún día lo haré.
        Lo de los pies! mira, cada vez que veía los pies de los caminantes me alegraba de haber escogido ir en bici. Recuerdo que muchos nos decían “uy, lo hacéis en bici con lo difícil que tiene que ser?” y yo les veía los pies y pensaba “pero si lo difícil es seguir adelante con los pies llenos de ampollas como los lleváis vosotros”. Gente fuerte de verdad es lo que encontré por allí 🙂

        ¿Cuando te jubiles? Nunca se sabe, igual un día te levantas y dice “vale, me voy a caminar” y poco a poco lo vas haciendo 😉

  4. Reblogueó esto en Quédate a comer!!y comentado:
    Hoy para comer una clásica empanada de atún que nos trae Sílvia de Kuinetes… no nos podemos quejar eh???

  5. Por una empanada de atún así yo hago el camino de Santiago o me voy andando a donde sea 🙂
    magnífica!!!
    besos

  6. La verdad es que la empanada, el pulpo, los cachelos, la ternera gallega, los pimientos del padrón, el congrio…la cocina gallega es espectacular.

    • Por favor, compasión!
      Qué hambre me está entrando y eso que solo estamos a media tarde jajajaja
      Es verdad, todo eso que estás diciendo es para chuparse los dedos. Me pregunto si tendrán algún plato que no esté rico… lo dudo 😉
      Un besote!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: