Básicos #4: Coulis de frutas

Coulis de frutas

Hoy vengo flower power con este arco iris que he preparado de coulis de frutas variadas.

Os contaré algo: para prepararlo me he llevado muchas frutas en pequeñas cantidades. Tantas y tan variadas que el frutero me ha apodado la Carmen Miranda. El próximo día que vaya a comprar en lugar de una bolsa de rafia me llevaré un cesto y le pediré que me lo cargue en la cabeza lleno de fruta 🙂

La palabra “coulis” viene del francés (¡vaya novedad! ¡como casi todo en el mundo de la cocina!), concretamente del verbo francés “couler”, que significa colar.

De la traducción literal tenemos entonces que coulis quiere decir “colado”. Es decir, es un zumo concentrado de verdura y/o fruta, que se puede o no aromatizar con hierbas, y que sale de haberlas convertido en un puré y pasado por un colador chino.  De esta manera obtenemos una salsa semi-espesa que aromatiza y da color a los platos.

Lo del color, por la siguiente foto, es evidente, ¿no? 😉

Coulis de frutas variadas

Un coulis se puede preparar de tantísimas cosas que, para esta vez y para no hacer “the neverending post”, me he centrado en una pequeña muestra de frutas para que veáis diferentes formas de elaborarlo y diferentes resultados. Se puede hacer con la fruta en frío, escaldada, sin y con espesantes… combinando las frutas entre ellas o con hierbas. Pero como estamos en una sección de básicos, yo os enseño 6 coulis de sólo una fruta y sin más aromatizantes que la propia fruta. En recetas futuras los combinaremos para darle más complejidad de sabor al plato.

Con las proporciones que pongo a continuación para cada receta da para un vasito de café como los que hay en la foto y un par de cucharadas más.

Coulis de piña

Para empezar un coulis que no sigue al pie de la letra la premisa de que tiene que pasar por el colador. O sí, pero a medias. Ahora lo veréis 😉

  • 120 grs. de piña cortada en trocitos
  • 25 grs. de azúcar
  • 50 ml. de agua
  1. Ponemos todos los ingredientes a fuego medio-alto en un cazo y los dejaremos durante 12 minutos
  2. Aseguramos que, tras ese tiempo, la piña se ha ablandado y lo trituramos
  3. Lo pasamos por el colador. Veremos que lo que cae básicamente es líquido. Esto pasa porque las fibras de la piña son demasiado grandes. Para evitar que la salsa quede demasiado líquida, y como a mi me gusta que se pueda notar algo la textura fibrosa de la piña, lo que hago es volver a añadirle parte de la pulpa que ha quedado en el colador. No toda (¡habríamos trabajado para nada!! :D), la iremos poniendo poco a poco hasta encontrar la textura que queramos.

Coulis de fresa

Mi perdición 🙂

¡¡Este y el de frambuesa, son una auténtica delicia, tenéis que probarlos!!

Este lo pongo en la lista porque es básico, es sencillo a más no poder y de sabor excelente.

  • 100 grs. de fresas
  • 60 grs. de azúcar glas

Dos pasos ultrarápidos:

  1. Triturarlo todo a velocidad media durante 2 minutos
  2. Pasarlo por el colador chino

Coulis de mandarina

Aparentemente este es un candidato a ser espesado con algún espesante adicional, pero no, las fibras de la mandarina engañan y quedan bien trituradas, con lo cual no hace falta añadir nada más. Para mi es mucho mejor así, sin “intrusos”.

Y como peculiaridad, este coulis es casi pura fruta. La mandarina de por sí ya suele ser dulce y por eso el azúcar añadido es testimonial. Por supuesto, en caso necesario, podríamos sustituir este azúcar por edulcorante o stevia.

  • 120 grs. de mandarina (gajos de mandarina)
  • 10 grs. de azúcar
  1. Trituramos la mandarina con el azúcar durante 2-3 minutos hasta que éste no sea perceptible. Podemos usar azúcar glas, como en el caso de las fresas, y así aseguramos que no quedarán restos de azúcar. Pero yo siempre lo preparo con azúcar normal y queda perfectamente disuelto.
  2. Pasamos la mezcla por el colador y la textura ya es la adecuada

Coulis de frambuesa

Para mi, compartiendo podio con el coulis de fresa. Me los comería a ambos a palo seco. En la mano derecha una cucharada de coulis de fresa y en la izquierda una de frambuesa… y pim pam pim pam hasta terminármelos tal cual. Con esto creo que soy bastante clara acerca de si está bueno o no está bueno 😀

  • 100 grs. de frambuesas
  • 85 grs. de azúcar
  • 30 ml. de agua
  1. Ponemos todos los ingredientes a fuego medio-alto en un cazo hasta que empiece a hervir. Entonces bajamos el fuego y lo ponemos a media potencia
  2. Lo cocemos durante 8 minutos, lo retiramos y lo dejamos templar
  3. Trituramos bien y lo pasamos por el colador para retirar las pepitas

En este caso queda espesito. Se podría rebajar con un pelín más de agua si es necesario más líquido.

Coulis de limón

El coulis de limón es esa salsita que nos pondrá los dientes largos y que irá fenomenal para combinar con elaboraciones con algo de contenido graso, porque ya sabéis que el ácido es un buen contrapunto en las texturas grasas.

Me hice una promesa a mi misma y es que siempre que salga la palabra limón os repetiría que, si queréis seguir mi receta, adelante… pero siempre siempre siempre probadla mientras la preparáis, que entonces estamos a tiempo de rectificar. Porque a mi me gusta el sabor ácido y no todo el mundo lo tolera bien. Si esperamos a servir el plato para probarlo y resulta que está más ácido de lo esperado, hay números de arruinar el plato por completo.

  • El zumo de 1 limón
  • 30 grs. de azúcar
  • 50 ml. de agua
  • 1 cdta. de Maizena
  1. Ponemos a calentar en un cazo el zumo de limón, el agua y el azúcar hasta que éste se disuelva.
  2. Añadimos la Maizena disuelta en un par de cucharadas de agua y removemos bien, que no queden grumos
  3. Colamos la salsa pasándola por el colador chino

¿Qué tiene de peculiar el coulis de limón y por qué lo he añadido en este post?

Se prepara en caliente, ya habéis visto que no todos se hacen así.

Además, no se tritura la fruta, solamente se extrae su zumo. Esto es así porque de hacerlo como en el resto de casos deberíamos pelar el limón y luego triturarlo. Al pelarlo es seguro que quedaría algo de parte blanca de la piel, que amarga mucho y echaría a perder la salsa.

Para compensar la falta de pulpa, a diferencia del resto de coulis, en este caso añadimos un espesante (la harina de maíz) para que nos de la densidad de la salsa. Si no, quedaría como un zumo y no es eso lo que queremos

Coulis de kiwi

Este coulis tampoco necesita elementos adicionales: ni agua ni espesantes, queda en el punto justo

  • 2 kiwis
  • 10 grs. de azúcar
  1. Pelamos los kiwis y los ponemos en el vaso de la batidora cortados en trocitos
  2. Añadimos el azúcar y lo trituramos durante unos minutos
  3. Colamos el puré obtenido para retirar las pepitas

Coulis de frutas

Por lo tanto, de estos ejemplos podemos extraer los siguientes puntos generales para elaborar coulis con cualquier fruta:

  1. Cuando la fruta tenga poca proporción de agua, le añadiremos una cantidad de agua adicional hasta obtener la densidad correcta
  2. En el caso contrario, como con el limón, cuando la preparemos sobre la base de un zumo, tendremos que añadir un espesante
  3. Frutas que tengan semillitas hay que pasar el coulis por el colador para retirarlas
  4. Se puede elaborar en frío o en caliente. Pero si lo hacemos en caliente hay que limitar al máximo posible el tiempo que está en el fuego para que conserve al máximo posible su sabor original a fruta

Y, por supuesto, no quería despedirme sin dejaros un par de ejemplos donde usar un coulis típico o algo más elaborado (en este caso una crema de naranja, preparada sobre la base de un coulis):

¡Venga! ¡todos a preparar coulis, que es rápido y visten un montón los platos!

º0º

Anuncios

  1. La verdad es que son la mar de apañados. Es el toque ideal para rematar cualquier postre!

    • Sí, pegan con todo. Esta noche he hecho una ensalada y la he aliñado con el Coulís de piña y estaba buenisima!!
      Y dan tanto colorido! Es que comemos mucho por la vista, no es un topicazo
      Besos!

      • Mira, como aliño no lo había pensado…y mira que yo siempre me hago una vinagreta de miel y le pongo fruta a la ensalada!

      • Ah, pues sí!
        En ensaladas he probado, de los que hay en la receta, el de piña, el de frambuesa y el de fresa.
        Me da que el resto también pueden quedar bien.
        El de fresa y el de frambuesa, además, por el color que tienen le dan un toque espectacular a una ensalada de hojas verdes.
        Seguro que te gustarán

  2. Justamente el otro día preparé una granola casera para desayunar por las mañanas combinada con yogur griego, y veo estos coulis, que van ideales para preparar un ‘parfait’ de desayuno… Ahora lo único que lamento es haber visto esta entrada tarde, pero bueno, nunca es tarde si la dicha es buena. (Ah, y un diez a la composición de tus fotos, me encantan)

  3. Muy ricas tus recetas y muy lindo tu blog. Es leer y aprender todo el tiempo. Suerte y saludos.

    • Este blog, si no os sirviera para aprender, no tendría ningún sentido.
      Por eso cuando me encuentro algún comentario como el tuyo, que me dices que te gusta y que aprendes… no podría recibir un elogio mayor!! 🙂
      Muchísimas gracias!!!
      Un beso
      Silvia

  4. Me’ls apunto tots 6 a la llista de pendents de provar!!!! Em poso de deures pensar-hi combinacions… mmmmm!!!!!!! Gràcies per compartir la recepta!
    PD: Ah, i m’encanta la foto de tots junts amb els trossos de fruita!

  5. Pingback: Top 7 de recetas ligeras | KUINETES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: