Almejas a la marinera (con eneldo)

Almejas a la marinera

Algunas personas cuando se enteran de que tengo un blog de cocina, de las primeras preguntas que me hacen es “¿qué te gusta más cocinar: entrantes, segundos o postres?”.

Supongo que será una pregunta más o menos típica, porque a mi ya me la han hecho varias personas distintas y que no se conocen entre ellas.

Luego, cuando entran en el blog, la conclusión suele ser que me gustan más los postres. Normal. Ahora mismo, antes de publicar la receta de hoy, de 16 entradas que hay en la página principal, 9 son de dulces.

En realidad no es que me guste más preparar postres que otros platos, pero lo cierto es que sí, de lo que se hace en mi cocina, termina publicado en el blog mucho más dulce que salado.

La explicación es fácil y es una cuestión de tiempo y organización 😉

Los postres, la bollería, los dulces en general, se pueden preparar con antelación… a veces horas antes de consumirlos. Estas horas de márgen son las que me permiten montar todo el tinglado para hacer unas fotos con tranquilidad, que os aseguro que no es cosa de poner el plato en la mesa y sacar la foto en 5 minutos 😉

Los entrantes y sobre todo los platos principales no se preparan con antelación y luego, al cabo de unas horas, se comen. Con estos platos se da una relación inversamente proporcional entre las variables “lo bien que huele el plato” (es lo que tienen los platos calientes, que desprenden aroma) y “el tiempo que el resto de comedores (porque comen) están dispuestos a esperar a que una servidora saque fotos antes de empezar a comer“.

Además está el tema de que se enfría el plato… bueno, al final el sacar unas fotos a un plato caliente se puede terminar convirtiendo en un drama. Las tripas rugen, la gente se impacienta… lo dicho, un drama.

No estoy contando esto por que sí, ¿eh?

Acordaros de lo que acabo de contar de la relación inversamente proporcional.

Bueno, pues estas almejitas, olían de maravilla.

Almejas a la marinera 1739 Almejas a la marinera 1740

Ya os podéis imaginar cómo fue la sesión de fotos: apartando a gente olfateando como sabuesos… “¿cuándo terminas?”, “¿no comemos aún?”, “¡qué bien huele esto!”. En la mano derecha, la cámara. En la izquierda un trozo de bistec crudo por si la cosa se ponía chunga, para tener con qué engañar a las fauces hambrientas.

Ni en una película de Hitchcock había tanta tensión en el ambiente. ¡Qué peligro tiene el trabajo del fotógrafo gastronómico!

Estoy esperando el día en el que inventen algún artilugio que permita respirar aromas a través de la web (aunque me suena que algo había… igual lo he soñado). Mientras tanto nos tendremos que conformar con pasar la receta y que cada cual se la cocine 😉

Ingredientes (para 2 personas)

  • 600 grs. de almejas
  • 1/2 cebolla
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • 1 cucharada de harina
  • 1 diente de ajo
  • 1 tomate mediano
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • 1 vaso de caldo de pescado
  • aceite de oliva
  • sal y pimienta
  • eneldo

Y no forma parte de la receta, pero es crucial: Pan. Mucho pan.

Preparación

  1. Ponemos las almejas en remojo en una cazuela con un puñado de sal gruesa durante 2 horas, para que suelten la arena. Conviene que les vayamos cambiando el agua cada media hora aproximadamente.
  2. Cocemos las almejas al vapor durante unos minutos, el tiempo suficiente hasta que se abran. A medida que se van abriendo las podemos ir retirando con cuidado, que las conchas queman.
  3. En una cazuela aparte rehogamos la cebolla y el ajo picados todo lo finos que podamos con un chorro de aceite. Lo haremos a fuego lento para que no se queme.
  4. Añadimos el pimentón y la harina y removemos. Esto hará una masa grumosa que no tenemos que dejar mucho rato haciéndose o de lo contrario se puede quemar el pimentón.
  5. Pasados un par de minutos incorporamos el tomate rayado. A mi me gusta más el sabor de un tomate natural rayado que el que venden ya triturado, pero siempre podemos sustituir uno por el otro si os es más cómodo… asumiendo que el sabor no será exactamente el mismo 😉
  6. Añadimos el vino y lo dejamos unos minutos para que evapore el alcohol
  7. Finalmente incorporamos el caldo de pescado y las almejas abiertas. Esto lo dejaremos unos minutos hasta que la salsa adquiera el consistencia que queramos, y para servirlo lo haremos espolvoreando un poco de eneldo. Se que lo normal en esta receta es hacerla con perejil, pero me resulta más original con eneldo. Creo que vale la pena que lo probéis, siempre estamos a tiempo de volver al perejil

Almejas a la marinera

Esta es una receta de esas que si no tienes un buen pedazo de pan al lado te falta medio plato.

Si la estáis preparando y no tenéis por ahí bastante pan, mandad a alguien a comprar pan en seguida. O eso u os veréis obligados a lamer el plato, luego no digáis que no os he avisado.

º0º

Anuncios

  1. Buenísimo 🙂

    Da gusto ver recetas tan trabajadas y con fabuloso aspecto!

  2. Que blog más bien trabajado!! me encanta!! Y como no, mi receta preferida, las almejas me pierden!! Excelente, este fin de semana lo pongo en práctica!!

    • Muchas gracias! 🙂
      Si las haces y quieres pasar a comentar si te han gustado… o si no, también me gustará saber tu opinión.
      Estoy encantada de que te quedes por aquí
      Un abrazo,
      Silvia

      • No te preocupes Silvia, que haré hasta una fotografía y te diré que tal me han salido.
        Mañana mismo voy a comprarlas.
        Una consulta, ¿alguna almeja en especial?
        Abrazos,

        Sara.

      • Genial!
        Yo las hice con almeja gallega de concha fina, que quedan muy ricas. Teniendo producto muy bueno en Galicia, yo siempre te recomendaré las almejas de allí, pero si no las encuentras seguro que también te quedan bien con cualquier otro tipo 😉
        Un abrazo
        Silvia

      • Como lo prometido es deuda, el miércoles subiré al blog la receta de almejas a la marinera de tu blog, la cual disfrute el domingo de ellas.

        He puesto el enlace a tu blog para que la gente pueda disfrutarlo igual que yo!!

        Saludines!!

        Sara.

      • Qué alegría, Sara!
        Te lo agradezco y me alegro mucho de que las disfrutaras 🙂
        El miércoles te leo y me pasaré a saludar.
        Un abrazo,
        Silvia

      • Buenas Silvia,

        Ayer ya publiqué tu receta en el blog.

        La verdad que tuvo mucho éxito entre los allegados que la leyeron y están esperando a que se la ponga en práctica.

        De todas formas inserté el link a tu blog para que puedan disfrutar de todas tus recetas a cual más elaborada.

        Abracitos!!

        Sara.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: