Bizcocho con naranja y mango confitado

Hoy traigo una receta “inspirada” en un postre que probé hace poco y que me encantó. Era un pequeño bizcocho con mango caramelizado y servido con una bola de helado de vainilla.

Estaba delicioso, pero como ya hace días que voy arrastrando un resfriado bastante importante, he pensado en dejar los acompañamientos fríos para cuando llegue del todo el buen tiempo.

Mi versión es un bizcocho clásico con un toque de naranja coronado por un confitado de mango.

Necesitamos los siguientes ingredientes:

  • 300 grs. de mango maduro
  • 150 grs. + 2 cucharadas de azúcar
  • 3 huevos grandes
  • 60 ml de zumo de naranja natural (sin azúcar)
  • 250 grs. harina de trigo
  • 2 cucharadas de levadura
  • 100 ml de aceite de oliva

Preparación

1. Primero cortaremos el mango en pequeños cubos sin preocuparnos demasiado de que queden perfectos porque los vamos a confitar

Mango-cortado

2. Ponemos el mango cortado en un cazo al fuego con las 2 cucharadas adicionales de azúcar y un chorrito de agua. Lo dejamos 10 minutos a fuego medio hasta que se haya evaporado el agua y se haya reblandecido.

3. Untamos un molde con mantequilla y ponemos el mango en el fondo del molde

Mango-molde

4. En un bol batimos las yemas de los 3 huevos con el azúcar, el zumo de naranja y el aceite.

5. En otro recipiente juntamos las claras de los huevos con un pellizco de sal y las batimos con las varillas hasta que queden casi a punto de nieve. Esto le dará una esponjosidad adicional al bizcocho.

Claras-batidas

6. Juntamos las claras con las yemas y vamos incorporando poco a poco la harina tamizada con la levadura. Para mezclarlo todo lo mejor es que lo hagamos con una lengua de silicona y con un movimiento de abajo a arriba. De esta manera no perderemos el aire que han cogido las claras al dejarlas casi montadas.

7. Lo ponemos en el molde y al horno a 180 grados durante 30-35 minutos.

Al desmoldarlo me pareció que había quedado simplemente como si a un bizcocho normal le añades una mermelada por encima. Este es el aspecto cuando lo he desmoldado una vez frío.

Bizcocho-naranja-mango

Lo mejor estaba por venir 🙂

Al cortar el primer trozo me he dado cuenta que, como quería que pasara, la masa del bizcocho se ha fundido perfectamente con la fruta confitada y no se percibe el salto entre fruta y bizcocho. Además ha quedado impregnado del sabor del mango.

Bizcocho-naranja-mango3

Creo que para la próxima vez le haré una capa más gruesa de fruta y más fina de bizcocho, para que quede más jugoso todavía. Pero tal como quedó esta vez y teniendo en cuenta que es un bizcocho inventado, no está nada mal 🙂

º0º

Anuncios

  1. Tiene muyyy buena pintaaaa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: