Dulces para desayunar

Esta mañana me he levantado temprano y he ido a hacer el taller de sushi de segundo nivel que ofrece la escuela Taller de cocina Sabores.

El mismo día que fui a hacer el de primer nivel ya tuve claro que me apuntaría al de segundo nivel en la próxima sesión que ofrecieran, y así ha sido que hoy he vuelto para allá a aprender otros tipos de sushi de los que os hablaré en una próxima entrada.

Porque el motivo de ésta no es el buenísimo sushi que hemos hecho hoy.

El motivo de este post es esta delicia:

Imagen

Pido colaboración ciudadana para identificar estos dulces

La otra vez que fui a esta escuela de cocina, de camino hacia allí, me topé con el escaparate de una pastelería totalmente lleno de pastelitos como estos y de muchos otros tipos. Me pilló con prisas y no me pude parar a rascar un poco el cristal. Pero hoy, que ya sabía que volvería a pasar por enfrente, he salido con tiempo de casa para dejarme caer allí dentro como el que no quiere la cosa. Premeditación y alevosía. No tengo remedio 😉

Me disculparéis la ignorancia, pero creo que en la vida había comido algo parecido. Además las bandejas de pastelitos no tenían ningún rótulo donde pusiera sus nombres… bueno, cualquier cosa que me ayudara a pedirlos a la dependienta con un poco de porte y elegancia.

Pues bien, ni porte ni elegancia.

De mi boca ha salido algo así como “¿estos pastelitos buenos de qué son?”. Sólo me faltaba la boina. Además señalando aleatoriamente con el dedo los que me iban llamando la atención “estos… y estos… y estos… y estos…” como una niña pequeña en una tienda de chuches.

La chica de la pastelería se ha reído, como no podía ser de otra forma (¡¡que ya tenemos una edad para ir haciendo esas cosas!! 😀 )

Muy amablemente me ha respondido “todos son dulces árabes y están hechos de mazapán, almendra, azúcar, otros frutos secos, especias…”

Yo no se si me ha podido el ansia por comprarlo todo y comérmelo o la vergüenza de preguntar más pero el caso es que le he pedido los 4 que más me han entrado por la vista, he pagado y me he ido.

Efectivamente, veo que sois gente observadora. He dicho que he pedido 4 y en la foto sólo hay 3. Uno de ellos me lo he zampado nada más poner un pie fuera de la tienda y no ha llegado a la foto. Los otros 3 los he llevado a casa después del taller para comerlos de postre.

Imagen

Aquí la disección de los pastelitos

Los he cortado por la mitad, los he olido… sólo me ha faltado tomar una muestra y llevarla a analizar para que me digan qué llevan.

¡Estaban de muerte!

Los dos del fondo eran de mazapán y su sabor y textura me ha recordado muchísimo a la de los panellets pero un poco menos dulce (cosa que he agradecido, pues no soy muy “panelletera” precisamente porque los encuentro excesivamente dulces).

Pero es que el de delante…

El de delante… !!!

Tenía forma como de nido, con pistachos troceados y estaba hecho de una pasta de hilos muy muy muy finos y crujientes con un ligero toque de miel. Delicioso. ¡No tengo palabras para describir cuánto!

Creo que está hecho de Kadaif, pero mis investigaciones no me han llevado mucho más lejos.

Por favor, si alguien conoce estos dulces, que me diga su nombre y ya me encargaré de buscar la receta. Si además me pasa la receta pasará a formar parte de mi universo de dioses por los siglos.

Hasta que no la consiga me veo haciendo peregrinaciones semanales a esta pastelería, que no es que me pille de paso de nada en mi día a día 🙂

Por cierto: por si alguien quiere visitarla, está en la Calle Escorial sobre el número 9, en Barcelona. Es una tienda bastante pequeña, pero si vais por la acera izquierda dejando la plaza Joanic a la espalda y os fijáis en los escaparates, seguro que no os la pasáis de largo.

º0º

Anuncios

  1. La verdad es que tienen una pinta deliciosa. Yo no puedo ayudarte con el nombre 😦 pero la próxima vez que vaya a Barcelona seguroque busco la pastelería. Un saludo

    • Iré informando por aquí de los resultados de mis investigaciones, no te preocupes 😉
      Cuando los hayas probado ya me contarás qué te han parecido.
      Un abrazo,
      K.

  2. Yo tampoco puedo aportar muchos datos… Bueno sí, que me pasó lo mismo que a ti. Volvíamos mi madre y yo de unas gestiones y vimos un escaparate similar. Nos compramos dos de esos crujientes con miel y ¡mmmm! Lo cierto es que yo también les pediría unos cartelitos 🙂
    Un petó!

    • Son irresistibles, sí.
      Dentro de unas semanas tengo que volver por allí. Preguntaré los nombres y los pondré por aquí, que veo que tienen un club de fans 🙂
      Un petó!
      Silvia

  3. Olga

    No se si seguirá abierta, pero en Córcega 535 había una pastelería egipcia. Yo llevo 6 años viviendo fuera, y no puedo verificar si aún está, pero su número es: 933 480 849. Te la recomiendo!!!
    Otra pastelería diferente que te recomiendo (si aún existe), es Ochi, una pasteleria japonesa que hay en la C/Urgell 110 ^_^

    • Me dice google maps que en Córcega 535 está la pastelería Cleopatra. ¡Que va a ser que sí sigue abierta! ¡¡¡¡Ole ole!!!! ^_^
      También me apunto la dirección de la japonesa.
      Muchísimas gracias, Olga! Te contaré qué he encontrado en estos sitios, pero vaya, que sólo de imaginarlo ya se me hace la boca agua jajaja

      Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: