Por qué le llaman muffin cuando deberían llamarlo…?

¿No os ha pasado alguna vez que os da la sensación de que tratan de vendernos siempre lo mismo pero con un lavado de cara? Cogen una magdalena, le ponen el nombre en inglés y ¡ale! ¡a venderlo más caro, que ahora es algo exótico!

Siempre habrá quien tratará de dar gato por liebre. Para que no os pase en adelante, os he preparado este post para intentar poner algo de luz en el mundo de los bizcochos individuales.

Voy a centrarme en las magdalenas, muffins y cupcakes, pues son los que a menudo se suelen confundir entre si.

Los tres tienen bastantes similitudes en cuanto a sus ingredientes, preparación y forma, pero sus diferencias son tales que, cuando las sepáis, vais a poder distinguirlos a simple vista.

Magdalenas

Magdalena

 

La receta tradicional lleva huevos, azúcar, mantequilla, harina, levadura y ralladura de limón.
Luego hay variantes en las cuales se sustituye la mantequilla por aceite, se incorpora yogur o leche, se cambia la piel de limón por naranja, etc.

Su característica diferenciadora respecto a los muffins y a los cupcakes es su preparación. El objetivo es obtener un pequeño bizcocho ligero, esponjoso y con copete. Para ello se bate la masa enérgicamente (incluso se pueden montar las claras a punto de nieve) para incorporar mucho aire y que, una vez cocida, esté llena de pequeñas burbujas.

Magdalena abierta

 

Muffins

Muffin

Tienen la harina, los huevos y la levadura en común con las magdalenas.
También llevan azúcar aunque en menor cantidad, pues su sabor se pretende menos dulce. De hecho, se pueden preparar tanto dulces como salados.
El aroma adicional suele venir dado por la esencia de vainilla.
También difieren en las proporciones de sus ingredientes: los muffins llevan más mantequilla y menos levadura.
Esta diferencia en las proporciones de los ingredientes, y el hecho de que se batirlos para que no incorporen tanto aire, hará que abriendo un muffin se vea la diferencia con una magdalena. El primero es menos esponjoso, más denso y pesado. No quiere decir peor, simplemente, más compacto y por lo tanto sentará menos ligero al estómago.

Además es típico que lleven ingredientes adicionales: pepitas de chocolate, frutos secos, trozos de fruta, etc. incorporados en su masa antes de la cocción.

Cupcakes

Cupcakes

Su nombre traducido sería algo así como “pastel en una taza”. Y es precisamente eso lo que originalmente eran: un pequeño pastel (equivalente a una porción) cocido en una taza.
Actualmente no se suelen hornear en tazas sino en moldes individuales o bandejas molde para hornear varias unidades.

Sus ingredientes básicos son: mantequilla, azúcar, huevos y harina. Los ingredientes adicionales, que añadirán sabor y color, varían en función de la receta, y pueden ser tan dispares como el chocolate o la mayonesa… o ambos juntos en la misma receta!! (sólo a una genio de los cupcakes se le podía ocurrir tal mezcla y obtener buen resultado).

La masa, igual que en el caso de los muffins, quedará poco aireada. Pero además el objetivo es que queden planos por arriba (nada que ver con el copete de las madalenas). Y esto responde al hecho de que los cupcakes, por término general, van decorados. Y siempre es más fácil añadir el frosting en una superficie plana que en una abombada.

¿Eso quiere decir que un cupcake sin decorar es un muffin?
No. La masa de muffin es mucho más parecida a la de pan. La de cupcake es más dulce.

¿Eso quiere decir que una magdalena “con tropezones” es un muffin?
No. La masa de magdalena es más dulce que la del muffin.

¿Una magdalena con frosting es un cupcake?
No. Al abrir la magdalena podréis ver una esponjosidad, una cantidad de aire, que no deberíais ver al abrir un cupcake.

Como véis son primos hermanos.
No es que sean totalmente diferentes, comparten muchos puntos. Pero con la práctica se acaban distinguiendo unos de otros.

Mi recomendación, como siempre (o casi siempre) es que lo probéis… a oler, a comer y a tocar todos los cupcakes, magdalenas y muffins que caigan en vuestras manos.

Con vuestro permiso recuperamos la pregunta que abría el post:
Por qué lo llaman “muffin” cuando deberían llamarlo … muffin. Ni más ni menos, las cosas por su nombre.
Igual que no llamaremos sardina al bacalao porque los dos viven en el mar, ahora que ya sabéis las diferencias, podéis decir con la cabeza bien alta “esto es un muffin”, “voy a comprar magdalenas” o “he comido un cupcake delicioso”.

º0º

Anuncios

  1. valentin

    Buena esa ! Ya se que es un muffin, un cupcake o una magdalena. Gracias por la informacion ! Mereces de calificaciòn un 6 estrellas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: